TEMPORADA 1983-84. LIGA DE PRIMERA DIVISIÓN DE ESPAÑA.

La temporada 1983-84 de la Primera División de España corresponde a la edición 53ª del campeonato. El torneo se disputó entre el 3 de septiembre de 1983 y el 29 de abril de 1984. El Athletic Club revalidó el título conseguido la temporada anterior. Con ocho campeonatos, los vascos igualaron al Atlético de Madrid como tercer equipo más laureado de la historia de la liga española, por detrás del Real Madrid (20 títulos) y el FC Barcelona (9 títulos).
En esta temporada 1983-84, además, el Athletic ganó la Copa del Rey, logrando el doblete por quinta vez en su historia. Como vencedor de ambas competiciones, fue automáticamente proclamado campeón de la Supercopa de España.
La liga 1983/84 presentó pocas diferencias respecto a la anterior temporada. Se repitió el mismo desenlace, con el Athletic Club y el Real Madrid jugándose el título en la última jornada, esta vez en competencia también con el FC Barcelona.
Tampoco hubo movimientos importantes en el mercado de traspasos. Los éxitos recientes de la Real Sociedad y el Athletic Club, con jugadores de la casa, llevaron a los equipos a mirar a la cantera a la hora de reforzarse. El caso más significativo fue el del Real Madrid, cuyo filial, que llevaba años destacando, se proclamó campeón de Segunda este año. A lo largo de la temporada Di Stéfano echó mano de varios de los jóvenes integrantes de la llamada «Quinta del Buitre», como Martín Vázquez, Sanchís y Butragueño, así como «Chendo». También el Barcelona confió en los canteranos Clos y Rojo como únicos refuerzos y el único fichaje del campeón fue recuperar al cedido Endika. Con ellos, Elduayen en la Real Sociedad, Fernando en el Valencia CF, Miquel Soler en RCD Español o Eusebio y Fonseca en el Real Valladolid, fueron algunos de los descubrimientos de esta temporada.
La liga arrancó muy igualada. El Atlético de Madrid fue el único equipo que pudo asentarse, inicialmente, en el liderato, aprovechando la irregularidad mostrada por el resto de favoritos. El primer gran duelo de la temporada tuvo lugar en la cuarta jornada, con la visita del Athletic Club al Camp Nou. El FC Barcelona mostró sus aspiraciones al título goleando por 4-0 al vigente campeón. Pero el encuentro estuvo marcado, sobre todo, por la polémica entrada de Goicoechea a Diego Armando Maradona, que dejó al argentino fuera de combate durante tres meses. El colegiado, Jiménez Madrid, sancionó la infracción con cartulina amarilla, pero luego, el Comité de Competición suspendió al defensa vasco durante 18 partidos. Un duro castigo que las apelaciones consiguieron rebajar a siete jornadas.
La goleada encajada y la sanción a Goicoechea desestabilizaron a los leones, que no encontraron el rumbo durante varias semanas, recibiendo otros cuatro goles en su visita al Sevilla FC. Tampoco encontró la estabilidad el Barcelona que, a pesar de la victoria ante el Athletic, sufrió un duro varapalo en la octava jornada, al sucumbir contra el Real Madrid en el Camp Nou.
El Madrid parecía encontrar el camino tras un mal inicio: una humillante goleada en Málaga por 6-2 en la 2ª jornada, una derrota en el Bernabéu ante el Valencia CF en la 3ª jornada y otro traspié en Zaragoza en la 6ª jornada. Tras la victoria en el clásico, los blancos dieron un nuevo golpe de efecto, goleando en el derbi madrileño (5-0) para desplazar al Atlético del liderato.
Una semana más tarde, la clasificación daba un nuevo vuelco: el Real Madrid salió del Sánchez Pizjuán con cuatro goles en el zurrón y el Atlético recuperó el liderato. Pero la siguiente jornada vivió un nuevo cambio de líder. El Barcelona se encaramó al primer puesto goleando en el Luis Casanova (2-4) y aprovechando que el Atlético fue apabullado por el sorprendente CD Málaga (5-1). Los de la Costa del Sol se situaban colíderes, empatados a puntos con los barcelonistas.
En la 12ª jornada el Real Madrid se situó como líder en solitario. Con cuatro victorias y un empate ante el Athletic, los blancos se mantuvieron en cabeza hasta el final de la primera vuelta. Los leones fueron subcampeones de invierno con un punto de desventaja respecto al líder. A cuatro quedaba el FC Barcelona y a cinco el Real Zaragoza. Cerraba los puestos de UEFA el CD Málaga, convertido en la gran revelación. Otra de las sorpresas la primera vuelta fue el recién ascendido Murcia. Los pimentoneros fueron el equipo que más tardó en caer, aguantando invictos hasta la octava jornada.2 Todo lo contrario que otro novato, el RCD Mallorca, que no conoció la victoria hasta la 16ª jornada, finalizando la primera mitad del campeonato como farolillo rojo.
El Athletic empezó con fuerza la segunda vuelta. Sacando el máximo provecho al fútbol resultadista de Clemente, basado en la defensa y el contragolpe, los vizcaínos encadenaron cuatro victorias por la mínima y se auparon al liderato, aprovechando el desliz del Real Madrid ante el Betis (4-1).
Pero en la 21ª jornada los vascos se vieron sorprendidos por el FC Barcelona. Los catalanes, capaces de lo mejor y de lo peor, venían de empatar en casa con el colista Mallorca, pero vencieron al líder en San Mamés, con dos dianas de Maradona. Una nueva derrota bilbaína, la siguiente jornada en el Calderón, daba vida a la liga: Barça y Atlético se habían subido al carro de la lucha por el título y el Real Madrid recuperaba el liderato remontando en el último minuto, en Cádiz, un partido que perdía por 2-0, con dos goles de un joven debutante: Emilio Butragueño.
Con gran dificultad, el Real Madrid fue sacando adelante sus partidos, superando también el escollo del FC Barcelona con un gol de Santillana a diez minutos del final. Pero los tropiezos ante Atlético y Sevilla permitieron al Athletic Club darle caza, y ambos llegaron empatados a 41 puntos al duelo de la 30ª jornada. Los madrileños se adelantaron en San Mamés por medio de Stielike, pero los locales remontaron gracias a Goicoechea y Dani en el último suspiro. FC Barcelona y Atlético de Madrid aprovecharon para recortar distancias con la cabeza, apurando sus opciones al título. Aunque, a falta de cuatro jornadas, el Athletic, que contaba con la ventaja de dos puntos y el goal average, parecía el principal favorito.
Nada más lejos de la realidad. Los rojiblancos se dejaron dos puntos en su visita al inexpugnable Benito Villamarín y el Real Madrid, que ganó al Real Murcia, le igualó en puntos. También ganó el Barcelona, que seguía recortando distancias con la cabeza, mientras que el Atlético quedó totalmente descartado de la lucha con una sorprendente derrota ante un Cádiz CF desahuciado.
Ninguno de los tres aspirantes falló en la antepenúltima jornada. El Athletic logró una sufrida victoria ante el CD Málaga (2-1), el Real Madrid ganó en Gijón con un gol de Stielike en el último minuto y el Barcelona solventó sin problemas ante la UD Salamanca. En la penúltima jornada estuvo a punto de saltar la sorpresa en Valencia, pero Noriega, con un gol a cinco minutos del final, logró dos puntos de oro para el Athletic. Nada cambió, porque el Barcelona ganó el derbi y el Real Madrid se impuso, aunque con muchos apuros, al Real Valladolid. De este modo, Athletic Club y Real Madrid llegaban a la jornada de clausura empatados a puntos, pero con el average favorable a los primeros. Y, un punto por detrás, el FC Barcelona, esperando la carambola.
Como un año antes, el título volvió a decidirse en una jornada final de infarto que se diputó el domingo 29 de abril de 1984. El Real Madrid jugaba en Sarriá ante un RCD Español sin alicientes. Por el contrario, el Athletic debía ganar en el derbi a una Real Sociedad que aspiraba a una plaza para la Copa de la UEFA. El FC Barcelona también tenía un desplazamiento complicado al Vicente Calderón. Los azulgrana fueron los primeros en marcar, aunque pocos minutos después el Atlético hizo el empate.
San Mamés estalló en el minuto 18, cuando el central Liceranzu abrió el marcador. Antes del descanso, Lobo Carrasco adelantó nuevamente al FC Barcelona, en un triunfo, por el momento, estéril. A los diez minutos de la reanudación, saltó la sorpresa en Sarriá, con el gol del españolista Orejuela. Bilbao festejó el título hasta que, en el minuto 68, Pedro Uralde empató para la Real Sociedad. En ese momento, la combinación de resultados hacía campeón al Barça, una alegría que sólo duró dos minutos, hasta que Butragueño empató en Sarriá transformando un controvertido penalti. Se producía un triple empate, beneficioso para los intereses blancos, que fueron virtualmente campeones durante diez minutos. En el minuto 79′, Bilbao estalló con un cabezazo de Liceranzu a la red donostiarra. Un gol histórico porque, además de ser el número 3.000 del Athletic en Primera, le dio su octavo título de liga. La emoción se mantuvo al máximo hasta el final, porque Butragueño, nuevamente de penalti, adelantó a su equipo en Sarriá, pero en Bilbao ya no se movió el marcador.
Todo quedó como estaba, y el Athletic Club fue nuevamente campeón gracias al gol average particular con el Real Madrid. El FC Barcelona fue tercero, con un punto menos, y el Atlético de Madrid, a pesar de la derrota, ya hacía semanas que se había asegurado la cuarta plaza, con acceso a la Copa de la UEFA.
Esta fue clasificación final del campeonato:
1. Athletic Club: 49 pts. Clasificado para la Copa de Europa 1984-85.
2. Real Madrid: 49 pts. Clasificado para la Copa de la UEFA 1984-85.
3. FC Barcelona: 48 pts. Clasificado para la Recopa de Europa 1984-85.
4. Atlético de Madrid: 42 pts. Clasificado para la Copa de la UEFA 1984-85.
5. Real Betis: 38 pts. Clasificado para la Copa de la UEFA 1984-85.
6. Real Sociedad: 37 pts.
7. Real Zaragoza: 35 pts.
8. Sevilla FC: 34 pts.
9. CD Málaga: 33 pts.
10. RCD Español: 33 pts.
11. Real Murcia: 32 pts.
12. Valencia CF: 32 pts.
13. Sporting de Gijón: 28 pts.
14. Real Valladolid 29 pts.
15. CA Osasuna: 26 pts.
16. Cádiz CF: 22 pts. Descendió a Segunda División.
17. RCD Mallorca: 21 pts. Descendió a Segunda División.
18. UD Salamanca: 20 pts. Descendió a Segunda División.

En la temporada 1983-84, el máximo goleador (Trofeo Pichichi) lo compartieron Juan Gómez, Juanito del Real Madrid y Jorge da Silva del Real Valladolid) con 20 goles y el portero menos goleado (Trofeo Zamora) fue para Francisco Javier Urruticoechea del FC Barcelona con 26 goles encajados en 33 partidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *